Cómo ayudar al adulto mayor desde la Terapia Ocupacional

En la sociedad actual la población de adultos mayores constituye un porcentaje muy importante, como consecuencia de aumento en la esperanza de vida y mejora en las condiciones sociales y de salud. El interrogante surge acerca de cómo mejorar la calidad de vida de estas personas.

En el envejecimiento es un proceso natural que comienza desde la concepción del ser humano, prosigue durante toda la vida y termina con la muerte.

Según diversos autores existen diversos tipos de envejecimiento: normal, patológico y óptimo:

Normal: indica cambios asociados a la edad que son inevitables e intrínsecos y que ocurren con el paso del tiempo.

Patológico: cambios que se producen como consecuencia de enfermedades, malos hábitos, etc. que no forman parte del envejecimiento normal.

Optimo: es el envejecimiento que tiene lugar en las mejores condiciones posibles, ya sean físicas, sociales y psicológicas. Fomentando su autonomía, mediante la práctica de ejercicio físico, entrenamiento de sus funciones cognitivas, manteniendo habito de vida saludables, etc., evitando el aislamiento. La práctica de esto hace que se mejore la calidad de vida del adulto mayor.

En los últimos años se han iniciado políticas que buscan de optimizar las oportunidades de bienestar físico, social y mental durante toda la vida con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable, la productividad y la calidad de vida. Se denomina “envejecimiento activo”.

Musicoterapia y envejecimiento activo:

Zatorre (2005) afirma “Escuchar y producir música involucra prácticamente toda función cognitiva humana. Incluso una actividad simple como tararear una canción familiar requiere de la participación de mecanismos complejos, de la atención, el almacenamiento y la evocación de recuerdos, la programación motora, integración sensorio-motora, etc.” Por lo tanto podemos afirmar que el quehacer musical es un fenómeno totalmente activo, estamos en acción permanentemente.

La dimensión musical incide sobre necesidades personales favoreciendo el incremento de las relaciones sociales, la estimulación de la movilidad, la creatividad o los fenómenos comunicativos verbales y no verbales como forma de expresión e interacción con su entorno.

La musicoterapia aporta beneficios cognitivos, físicos, socio-emocionales y espirituales. Y no solo en el adulto que lleva a cabo un envejecimiento óptimo sino también la musicoterapia es un eficaz tratamiento para pacientes que sufren determinados tipos de enfermedades:

Parkinson, Huntington, Alzheimer, autismo, traumatismo cerebral, personas con problemas de depresión, etc.

Beneficios cognitivos:

  • Ayuda a mantener o mejorar las habilidades verbales. Por ejemplo a través del canto.
  • Estimula la memoria a diversos niveles, tanto a corto como a largo plazo, ayudando a la reminiscencia (evocación de recuerdos casi olvidados) y al aprendizaje.
  • Ayuda a mantener la atención y a conectar la persona con la realidad, orientación temporal y espacial.
  • Incentiva la creatividad.
  • Ya que la música involucra diferentes áreas cerebrales, produce activación neuronal y modificaciones neuroanatómicas gracias la capacidad que tiene nuestro cerebro de reorganizarse y desarrollar nuevas redes (plasticidad neuronal).

Beneficios físicos:

  • Actúa como estímulo sensorial.
  • Es relajante y disminuye la ansiedad y la angustia.
  • Activa el sistema motor y favorece el equilibrio.
  • A través del ritmo mejora la coordinación de los movimientos.
  • La música influye sobre marcadores endocrinos, interviniendo sobre el sistema inmunológico.
  • A través de los pequeños ejercicios de psicomotricidad de seguir el ritmo o tocar un instrumento ayuda a mejorar la movilidad de las articulaciones y aumenta la fuerza muscular.

Beneficios sociales y emocionales:

  • Fomenta la participación, la interacción y la comunicación social en el grupo, disminuyendo el aislamiento.
  • Mejora el estado de ánimo y la autoestima.
  • Permite hacer aflorar las emociones.
  • Mejora la expresión verbal y no verbal.
  • Es importante destacar la importancia de mejorar la calidad de vida del paciente haciendo que aquello que se logra en el encuentro de Musicoterapia sea útil y se pueda llevar a cabo en el hacer cotidiano.

Por la Lic. en Musicoterapia, Marisol Matalia (M. N.: 667).

Compartir

© 2017 Rebiogral