El acompañamiento psicológico en la Parálisis Cerebral Infantil

El acompañamiento psicológico en la Parálisis Cerebral Infantil

La Parálisis Cerebral (PC) Infantil se constituye como una de las más recuentes causas de discapacidad y provoca en las familias una crisis de tipo accidental (condición inesperada) que demanda un periodo de duelo y posterior re adaptación que no siempre se produce con éxito.

El nivel intelectual en niños con PC varía desde la normalidad hasta grados profundos de retraso mental, con mayor o menor capacidad motriz y mayor o menor capacidad para expresar y comprender el lenguaje.

A nivel psicológico, el acompañamiento en el periodo de duelo (del hijo deseado al hijo real) es fundamental ya que ayuda a manejar falsas expectativas y explorar los recursos de los padres y la red social para hacer frente a las demandas que la atención de paciente con estas características impone.

Por otra parte, ayuda a generar un mejor vínculo con ese niño que no siempre tendrá la capacidad de responder a las miradas, los sonidos o las palabras de la misma forma que lo hace un niño normal. La mirada comprensiva y empática del terapeuta, más allá de su bagaje profesional, son elementos probados para la exitosa intervención en estos casos.

Desde otro punto de vista, el neuropsicólogo tiene como tarea evaluar la capacidad cognitiva del paciente para hacer foco sobre aquellas funciones con un rendimiento inferior al esperado, para estimular y/o ayudar a compensar las mismas y de este modo aumentar el nivel de autonomía y la calidad de vida del paciente. Este proceso deberá basarse no solo en las áreas de interés del paciente sino también sus funciones conservadas.

El paciente con PC presenta una condición diferente desde su nacimiento y aprende a vivir con ello, sin embargo, esta en la mirada de quienes le rodean el significado que se asigna a esta discapacidad. Una familia amorosa y estimulante lograra mas que una familia distante y desinteresada.

Por lo demás, se trata de una persona tal como cualquier otra, con rasgos de personalidad distintivos, por lo cual el espacio de terapia es un lugar donde tiene la oportunidad de manifestar sus inquietudes, emociones, necesidades y conflictos.

Por la Lic. en Psicología y Neuropsicóloga, Valeria Bacaro (M.N: 37.536).

Compartir

© 2017 Rebiogral