Envejecimiento cerebral y falla de la memoria. Un enemigo contra el que podemos luchar

Envejecimiento cerebral y falla de la memoria. Un enemigo contra el que podemos luchar

El envejecimiento es un  proceso complejo y multicausal que experimenta el ser humano, que lo aleja de su armonía o bienestar biológico (físico), psíquico (mental) y social, resultado del desgaste psico-físico del organismo por el paso del tiempo.

Es una desadaptación o pérdida del equilibrio, de la normal respuesta del organismo a los cambios y estímulos que recibe a cada instante, tanto de su medio interno como del externo.

En cada individuo, está determinado por su carga genética, y por todas y  cada una de las variadas influencias externas que recibimos desde el día en que nacemos, crecemos y nos desarrollamos; o sea a los múltiples estímulos que incluyen nuestras relaciones familiares, interpersonales, laborales y sociales en general, así como el nivel de estrés que nos generan.

En el concepto también están implícitos nuestros hábitos de vida e higiene-dietéticos, la cantidad y la calidad de los alimentos que hemos recibido a lo largo de nuestra existencia, lo que está en relación directa con la cantidad y calidad de los neurotransmisores cerebrales que producimos y con nuestro aparato inmunológico en general.

Es decir, que el verdadero “marcapasos del envejecimiento”, tiene un sustrato orgánico o anatómico en las células del Sistema Nervioso Central, interconectado con el Sistema Endócrino y con el Sistema Inmunológico.

A este gran “aparato”, se lo denomina Sistema Integrador NEURO – ENDOCRINO – INMUNOLOGICO, “computadora biológica” de alta sensibilidad que se encarga de establecer casi automáticamente el equilibrio orgánico entre los múltiples estímulos que nos llegan desde nuestro  interior y del exterior, dando las respuestas necesarias y oportunas para cada una de las múltiples demandas que se nos presenten. Este equilibrio se pierde cuando el individuo enferma o cuando envejece.

Esquema que explica este sistema

Además de lo anterior, hay que conocer que en última instancia, y a nivel molecular el “Reloj biológico de nuestro organismo está codificado en nuestros genes”.

En el núcleo de cada una de los millones de células que conforman nuestro organismo está el A.D.N., diminuta estructura que contiene los genes de cada especie, y los rasgos distintivos de cada individuo. A este nivel también están los genes que codifican o llevan “la información” sobre cuanto debería vivir esa célula, ese tejido, esa especie y ese individuo en particular; es decir su propio “Ciclo Biológico”.

En la especie humana, según investigaciones realizadas con el A.D.N, existen potencialidades de  poder vivir en promedio 120 años; por lo cual, podríamos hacernos las siguientes preguntas ¿Por qué rara vez llegamos a esa edad ?, ¿Por qué cuando envejecemos perdemos calidad de vida ?; a lo que podríamos responder, por que no conocemos y/o no hacemos todo lo correcto que deberíamos hacer para no envejecer.

El envejecimiento, explicado a través de la Teoría de los radicales libres

Considero necesario aclarar para el común de la gente ¿Qué son los radicales libres? Son compuestos altamente tóxicos, derivados del metabolismo incompleto del oxígeno dentro de las células, son ”basura celular” altamente dañina, inestable, hiperactiva, capaz de desencadenar reacciones bioquímicas destructivas en las células principalmente sobre las Membranas Celulares, mantener el normal equilibrio y pasaje de sustancias entre el interior y el exterior de las células. Cuando el daño generado por los (R.L.) es suficiente, se produce un estado hiperoxitatorio con liberación y predominio de aminoácidos exitatorios (A.A.E.), y esto, si no se detiene puede provocar la muerte celular.

El Cerebro es el órgano más vulnerable al ataque de los radicales libres y por tanto propenso a envejecer
Esto, se debe a:
  • Es el órgano con mayor consumo de oxígeno de nuestra economía (300% más que otras células).
  • Contiene mayores cantidades de hierro que otros órganos del cuerpo a excepción de Hígado, Bazo, y Sistema linfático.
  • Es rico en ácidos grasos polinsaturados y fosfolípidos de membrana celular.
  • Contiene algunas sustancias químicas, neurotransmisoras, que como los derivados de las catecolaminas, generan radicales libres al autoxidarse.
  • Es un órgano deficitario de enzimas antioxidantes, particularmente de catalasas.
El envejecimiento, tiene 2 componentes importantes:
  • El aspecto subjetivo es aquel que se da en la actitud mental de la persona, es el sentimiento individual respecto al fenómeno en sí mismo. Dependerá mucho del individuo, de su carácter, de su autoestima, de sus características psicológicas.

Puede haber individuos, muy pesimistas o negativos respecto a este estado, otros con sentimientos intermedios respecto al tema (realistas), y otros que no lo quieren aceptar y se consideran eternamente jóvenes.

  • El aspecto objetivo del envejecimiento, es aquel que se exterioriza, el que se ve a simple vista, o sea los cambios físicos, mentales y psicológicos que vemos en las personas que envejecen.
Con el envejecimiento nuestro cerebro involuciona y eso se manifiesta a través de las siguientes manifestaciones:
La Memoria:

Es característico una merma o disminución de la memoria, fundamentalmente del componente espontaneo llamado memoria de fijación, o memoria reciente o de corto plazo. También en la de evocación o de largo plazo.

Respecto de la memoria, cabe aclarar, que es la capacidad de retener o “almacenar” y usar adecuadamente las experiencias pasadas, para resolver aspectos en el presente y/o del futuro.

En Neurología, se lo considera una función vital para nuestra vida de relaciones personales, familiares y sociales.

Tiene su sustrato anatómico en áreas de la corteza cerebral y en estructuras subcorticales que forman el llamado Sistema Límbico, todos en interconexión anatómica, eléctrica y bioquímica.

En las sinapsis o uniones virtuales entre las neuronas, se almacena toda nuestra información acumulada o aprendida en la vida, para ser usado cuando sea requerida.

Hay que destacar, que no toda falla esporádica de memoria significa enfermedad, y mucho menos Demencia o Alzheimer. Los problemas de memoria, en gran medida se pueden deber a desconcentración mental por factores múltiples como estress, otros desequilibrios funcionales, u otras enfermedades no neurológicas, etc; pero si es frecuente, se repite y se asocia o no a otras manifestaciones neurológicas, si puede ser un signo o síntoma de enfermedad. Ej: Demencias de diferentes causas. Es decir, ante la menor duda, consultar neurológicamente, y hacerse los estudios oportunos que correspondan.

La memoria es una función que se puede conservar y hasta mejorar con conductas de vida sana, actitud positiva y con el uso de suplementos especiales, medicamentos adecuados y rehabilitación cognitiva.

La inteligencia:

Este proceso también sufre variaciones; pero esta muy influenciada por el nivel intelectual o de instrucción de la persona.

Se ha visto, que en los individuos con bajo nivel de instrucción, la curva de rendimiento intelectual tiene un pico de máxima entre los 20-30 años y va declinando lentamente hasta los 65 años en que cae abruptamente.

En cambio, en las personas de alta capacitación intelectual, se alcanza un punto máximo de inteligencia entre los 40-50 años con un descenso menos rápido en el resto de su vida.

Con el envejecimiento se produce una disminución de la inteligencia fluida (que es la facultad para descubrir nuevas asociaciones o aprender nuevas cosas), en beneficio de la inteligencia cristalizada (aquella relacionada con la experiencia y que se aplica a los conocimientos y hábitos adquiridos), que se incrementa con el paso de los años.

El tiempo de reacción:

Con el envejecimiento, hay una disminución de la eficacia de las funciones sensoriales y motoras, lo que determina un mayor tiempo para inspeccionar una señal o estímulo, y para programar una acción o respuesta al mismo.

La afectividad:

Con el envejecimiento se incrementa el temor a la muerte, y a las pérdidas: Ej. del estatus familiar, laboral, emocional, a las enfermedades de la mente y el cuerpo y disminuye la flexibilidad del carácter, haciéndose este más rígido en sus afectos y en comportamiento.

Cambios en los reflejos, en la postura y en los movimientos del cuerpo en general:

Así por ejemplo, en la medida que envejecemos la marcha se hace más lenta, se acorta la longitud entre los pasos, se incrementa la inestabilidad e inseguridad para caminar, los brazos tienden a ser péndulos, el tronco suele encorvarse hacia delante (actitud cifótica), los giros del cuerpo se hacen más torpes, más globales, sin rotar el cuello.

Es frecuente que pese a la hipotonía o reblandecimiento muscular, exista cierta hipertonía o rigidez articular que a veces recuerda a la de los enfermos con Parkinson, pudiendo haber inclusive cierto temblor de reposo o de intensión de las manos, con mayor torpeza de las mismas.

Pueden verse algunos fenómenos como el vértigo a los cambios de posición, disminución de la sensibilidad en algunos sentidos como el gusto, la olfación, la audición (reducción de los tonos agudos o sordera de la conversación), la visión y la sensibilidad al dolor cutáneo. La voz de la persona que envejece pierde volumen y el tono puede hacerse más “aflautado”.

Pueden aparecer los desordenes del sueño, principalmente insomnio, sueño entrecortado, etc. Los reflejos faríngeo y tusígeno pueden disminuir con mayores riesgos de neumonías aspirativas.

Este concepto, es ampliamente entendido por los sistemas de salud de algunos países altamente desarrollados, que incorporan los tratamientos preventivos, antiestress y anti-aging en sus planes generales.

Cuando ofrecemos un Programa REBIOGRAL, lo hacemos con la convicción de su altísimo nivel científico, de su carácter actualizado, de la seguridad de las terapéuticas que brindan y de su excelencia basada en la recopilación de la experiencia internacional a un costo sumamente inferior de lo que se abona en Clínicas y Centros especializados en Revitalización y Antiaging de Estados Unidos, Nueva Zelanda, Inglaterra, España, Dinamarca, Francia, El Principado de Andorra y Cuba, entre otros.

Compartir

© 2017 Rebiogral